22.10.06

DEMOLICION II

800 departamentos sociales como éstos, están y seguirán siendo demolidos en Temuco, mi ciudad. Son edificaciones con estructuras metálicas, con zinc de revestimiento exterior y con 42 metros cuadrados de superficie, sin posibilidad de ampliarse. Ví el anuncio por televisión e indagué luego con expertos hasta formarme una opinión técnica. Las autoridades regionales de la época, of course, dijeron que los reclamos eran políticos. O sea, contra el gobierno. Como si la politica fuera sarna. Hicieron reparaciones que no conformaron a los vecinos, y luego vinieron los decretos de demolición. Y la entrega de un bono por U$ 9,400, para comprar otra casa. Discusiones, alianzas, ofertas, contraofertas. Y la plata alcanza para poco

El año pasado, a las dos semanas de conocer el tema, llegué a los bloques. Tomamos un tecito con la señora Marisol (al micrófono en la foto) y la señora Oriana. Peluquera la primera, dueña de casa la segunda, nunca habían liderado nada, hasta que se vieron forzadas en conciencia y dignidad a organizar y encaberzar a casi 200 de las 800 familias. Me impresionó su serenidad ante la
desolación y la angustia. Conocí parte de su historia familiar, hablamos del trabajo de sus maridos, de los nietos que ya habían nacido en los bloques, de la desidia de algunos, del interés de otros, de sus sueños truncados. Esto hace casi un año. Entre medio, de todo: querellas, robos, saqueos a los deparamentos que se demuelen, esperanzas, denuncias, vueltas a oficinas públicas, policías que cercan los sectores, delincuentes que cercan a la policía. Marisol y Oriana no pierden su calma. No deliran al escuchar buenas ofertas, no se resignan cuando aparecen las malas. Quieren putear a medio mundo, quieren gritarnos su desconsuelo, pero saben que más allá del desahogo, no servirá de mucho más. El jueves pasado nos acercamos a una solución para 200 familias. Hace frío, y en un estacionamiento, Marisol y Oriana rinden cuenta a su asamblea. Los vecinos aplauden, ellas quieren llorar. Pero se mantienen estoicas. Les gusta el diseño de su nuevo barrio, lejos de allí. Volví a casa esa noche, comprendiendo que el valor de la diginidad humana aumenta en las dificultades, que nadie compra corazones que no se venden, que se puede demoler el cemento o el fierro, pero no la sabiduría de los corazones serenos.


13 Comments:

At 12:33 a. m., Blogger Don Chere® said...

Me quedo con tu ultima frasde..notable remate..se pueden demoler los fierros y el cemento, pero no los corazones serenos.

Ojala esta gente encuentre algo de serenidad en ewl problema que los aqueja.-

Cuidate.-

 
At 2:03 a. m., Blogger charruita said...

Gracias por compartir este ejemplo de vida. La paciencia y la serenidad tambien es activismo.
Abrazos!

 
At 6:33 a. m., Blogger Noticias del Viejo Mundo said...

Cuando era pequeno me ensenaron que si se hacía algo se hacía bien, aunque fuera en pequenas cantidades. Desde hace tiempo que en materia de viviendas sociales lo que importa es el número y no la calidad. Soluciones provisorias que lo único que logran es prolongar el problema habitacional por unos anos. Ojala que las cosas cambien alguna vez y se solucione dignamente el problema de esas personas. Saludos

 
At 11:22 a. m., Blogger Laura said...

Sigo sin palabras. Solo espero que éste, como otros tantos problemas, se solucionen pronto y dignamente.
Cariños

 
At 5:44 p. m., Anonymous Alex said...

...la sabia refugiada en sus pensamientos, no siente más sus penas, porque ha encontrado LA SERENIDAD...
Gracias por presentarnos a estas almas sabias y dignas, y desde esta humilde morada poder trasmitirles toda mi admiración y respeto.
Abrazos,
Alex

 
At 9:44 p. m., Blogger Andrea Brandes said...

Demoler, pasar la aplanadora, borrón y cuenta nueva! Se botan a la basura los sueños de los vecinos, su plata y la del fisco.
Muy bonito! Pero de un limón una limonada: saber que se puede afrontar afrontar unidos la adversidad esa una experiencia conmovedora por su contensión.
PD Escribí un art´´iculo en el que temciono. Si quieres, date una vuelta.
Abrazos

 
At 10:24 p. m., Blogger Pedro said...

un ejemplo al tesón y una enseñanza de que la esperanza, en un corazón grande, nunca será remolido.
Me sumo a esas mujeres.
Gracias por compartirnos de esa realidad que me había pasado desapercibida.

 
At 12:09 p. m., Blogger teiadepalavras said...

Héctor, algo que sempre ouvi... É na adversidade que as pessoas são reveladas e em muitas ocasiões, somos enriquecidos por pessoas como señora Oriana...
parabéns como sempre pelo feliz post.

Abraços de longe

Casti

 
At 5:30 p. m., Blogger metis said...

podran tirar torres mas altas que esos edificios, pero gracias a dios a esas personas no las arrodillaran nadie...

serenidad ante todo.

un beso hector

 
At 10:12 a. m., Blogger Elena said...

m...

FUERZAMUJER, POR LUCHAR...
EL ORGULLO, LA DIGNIDAD...
POR UNO, POR LOS DEMÁS...

NOBLE...

fui donde me dijiste... pero claro, había estado antes ahí...!!
clever, absolutamente 'ESA MUJER', potente, fuerte, inteligente so much...
Bye...

 
At 11:06 a. m., Blogger aguirrebello said...

Y no son sólo fierros y cemento. Son nacimientos, niñeces, pololeos, juventudes, entierros... Vida, pagada a precio de huevo.

Te había visto comentar en varios blogs, así que me animé a pasar por acá y me voy reconfortado por tu sensibilidad e "intranquilidad".

Abrazo,

AAB

 
At 12:57 p. m., Blogger Dilaca said...

"el valor de la diginidad humana aumenta en las dificultades, que nadie compra corazones que no se venden, que se puede demoler el cemento o el fierro, pero no la sabiduría de los corazones serenos."
Gracias a Dios, aún quedan valores admirables.

 
At 5:02 p. m., Anonymous Anónimo said...

damos gracias a todas esas personas que opinaron sobre nuestro trabajo que es luchar por una vivienda digna eso nos da mas fuerza y seguridad para seguir trabajando y llegar a nuestro hogar definitivo

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

ecoestadistica.com