12.12.06

PREGUNTA A LA HORA DEL TE

Llegó la hora. Tras escuchar tanta noticia, Felipe quiere saber por qué querían juzgar a Pinochet. Como quiero ser preciso y frente al personaje en cuestión es difícil, decido enseñarle el regalo que yo le hiciese cuando el cumplió su primer año de vida. Se trata del Informe de Verdad y Reconciliación, trabajo hecho por una Comisión integrada por destacadas personalidades de diferentes posiciones políticas. Las copias del Informe me las obsequió Sergio Micco Aguayo, un joven abogado provinciano, que en los 80 fue un líder en la lucha contra el terror y la infamia en Concepción.

El informe contiene testimonios acreditados de víctimas de violencia política y/o de violaciones a los derechos humanos. En él se relatan con objetividad jurídica, casos de de más de 2.000 abusos entre septiembre de 1973 y marzo de 1990, fecha del retorno a la democracia. Mi amiga Mónica Jiménez, hoy rectora de la Universidad Católica de Temuco, y quien fuera parte de la Comisión que investigó, me confesó alguna vez que se quedó sin lágrimas tras conocer muchas historias. Niños de 2 años que dormían junto a sus padres, campesinos jóvenes sin militancia política que esperaban un bus para volver al campo, padres de familia que fueron confundidos con dirigentes políticos de izquierda por sus apellidos.

A mí me impactó el caso de un joven de 15 años, muerto por militares en las afueras del regimiento de Angol, al norte de Temuco, porque según decían sus victimarios, “habría intentado liberar a su padre, detenido en las instalaciones del ejército”. Un joven desarmado, delgado y tranquilo, quería combatir con profesionales provistos de metralletas. La Comisión estableció en el Informe, que fue muerto a mansalva, sin provocación alguna. No cuento estos casos a Felipe, sino que sólo hojeamos el Informe y le digo que lo que allí se cuenta es verdad. Que si algún día decide ser un uniformado, como los hay en mi familia, lo recuerde y lo lea. Que nadie tiene derecho a provocar dolor a otros, a provocar hambre a otros, a dejar sin patria y sin derechos a otros, porque no piensan como él. Que por eso cualquiera puede y debe ser juzgado. Siempre.

9 Comments:

At 11:40 p. m., Blogger La Guatona Orgullosa said...

Héctor, yo igual quiero que mis lauchas sepan lo que pasó en mi pais, que mi papá fue preso politico,torturado y exonerado por que hacia operativos médicos en poblaciones durante el gobierno de Allende, que mi Tió Gustavo no pudo volver al pais por muchos años, que el papá de Arturo, un amigo de Miguel un día se lo llevaron los miltares y nunca más lo volvió a ver.
Es verdad,es bueno inculcar Memoria Histórica a nuestros hijos, repeto a las personas, respeto a los que piensan distinto, para que NUNCA MÁS.

 
At 11:03 a. m., Blogger vb said...

TODOS los jovenes de este país deberían tener acceso a un libro como el que le diste a tu hijo...fué la idea del libro NUNCA MAS que se editó en Argentina...la memoria a veces es muy frágil...nada explica la reaparición del nazismo después de conocer las atrocidades que se cometieron y ahí están de a poco apareciendo...
Un abrazo!!!!!

 
At 10:30 p. m., Blogger Pasquin del Reino del Reves said...

Un post tan polite, y yo que me despache con un 'espero que pase a peor vida' y lastima que no estaba cerca para la pintada de 'bienvenido al infierno. Hitler'. Tanta enfermedad terminal adujo para evadir la justicia, que se creia por encima de todo y de todos, no dudando en usar trucos de cirquero como usar una silla de ruedas, que al final le dieron el gusto y como cualquier hijo de vecino, palmo. fue.C'es finie.
Chau, viejito, fuiste, con tus millones, tu cerrazon, ¿ahora que hay que rendir cuentas si o si.... alguna vez lo pensaste? No se quien sera peor para pedir cuentas, si Dios o el Diablo.

 
At 4:49 a. m., Blogger conciencia personal said...

Héctor:

El nunca más suene fuerte en el mundo:
Nunca más torturados
Nunca más desaparecidos
Nunca más violación a los derechos humanos
Nunca más muertos.

Hay nuevo rey en el infierno: Pinochet.

Te dejo abrazos

 
At 4:02 p. m., Blogger metis said...

y lamentablemente se escapó antes de tiempo, antes de ser juzgado y condenado.. demasiado benevolo fue Dios con él. cualquier que infringe dolor al projimo deberia ser condenado.

Besos

 
At 8:24 a. m., Blogger Elena said...

M... la muerte de Pinochet...
Leí por ahí, no hay mal que dure 100 años, DURA P'A QUE VEAS 91!

Bueno...

Tremendo'', por mi lado de cerca, carne y sangre, FAMILIA))) mía no sufrió directamente, pero sí voy más allá, a lo que significa la identidad de un país, de un pueblo que tuvo que acostumbrarse a agachar la cabeza, a callar, a encontrar que lo de siempre era))) que te pasaran a llevar, y bah! era normal, no sé lo ve uno hasta en lo más mínimo, esperar en una cola durante todos estos años, de gobierno de la 'Concertación'... creo que ese tipo de daños a la sociedad no se soluciona aún.
Y mira que idiotez... yo ahora cantando, silvando, emocionándome con mi Madre con cierta música de voces raspadas, con cierta lluvia de un señor que nombra el viento... por decirle suave Víctor Jara:
Beso Héctor.
Hermoso!!!!!!!

 
At 4:21 p. m., Blogger Laura said...

Hector.
como se llamo el informe sobre la dictadura en Argentina. "nunca mas". Ojala la benevolencia con Pinochet nos sirviese a nosotros de ejemplo para hacer justicia a tiempo con nuestros dictadores y no nos pase lo que a ustedes (que ya nos está pasando) que se nos mueren antes de pagar por lo que han hecho.

 
At 5:15 p. m., Blogger Lila Magritte said...

Ha sido un dolor inmenso el que sufrimos por tantos años de humillaciones y muertes. No puede dejar de celebrar, ese domingo.

 
At 7:39 p. m., Blogger MaleNa said...

Estos días voy inquieta, hace unos meses desaparecio de Argentina, un tal Señor López, por declarar en un juicio a un militar.

Al comienzo las marchas, ahora el silencio.

He caminado los jueves con las Madres de Plaza de Mayo, con las Abuelas y sigo diciendo cada mañana "Nunca Más"

Es verdad que el odio no puede ser nuestro compañero, pero también es verdad que no se puede torturar física y psicológicamente a nadie.

Un asesino es un asesino aquí, en Chile, en Oaxaca_México.

NUNCA MAS, NOSOTROS TENEMOS ELEMENTOS PARA LOGRARLO.

Un abrazo querido Héctor.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

ecoestadistica.com